Desaparecen las fronteras: La flexibilidad de las asignaciones modernas

Mayo 30, 2018Mudanza InternacionalRelocation e Inmigración a Chile

no-hay-fronteras-1200x900.jpg

Desaparecen las fronteras: La flexibilidad de las asignaciones modernas

Mayo 30, 2018 Mudanza InternacionalRelocation e Inmigración a Chile

Traducción del Blog de FIDI: Blurring the Edges: the Flexibility of Modern Global Assignments.

Autor: Alvaro Stein

La gente ya no ve televisión; ahora “consume” video. Nuestra entretención televisiva se distribuye ahora por infinitos canales, mediante diversos aparatos. Se mira “en vivo” o “on-demand”, via Wi-Fi, cable o 4G. Ya no es en absoluto tan rígidamente definido como era antes.

De la misma forma, el mundo moderno ha nublado la definición de una asignación global.

Las estrategias anteriores de mobilidad global estaban estructuradas para manejar y optimizar la efectividad de un modelo claramente comprendido: los “expats” seniors se enviaban a lejanos confines del imperio de cada negocio para proporcionar su experiencia y habilidades por unos pocos años (junto con su familia, el perro, y un atractivo paquete lucrativo libre de impuestos) y después se les hacía regresar a la casa matriz o a su siguiente asignación.

Hay muchas opciones más en estos días. La combinación de la globalización de los negocios, mejor tecnología, el menor costo de viajar y bastante ingenio innovador de las secciones de mobilidad global de cada empresa han creado un espectro de fluidez cuando antes solamente cabía solamente una elección binaria: relocar o no relocar.

De mobilidad a creación de valor.

Cada día se reconoce más que el objetivo principal de mobilidad global no es solamente redistribuir personas a través del mundo, sino que crear valor colocando las habilidades personales donde más se requieren.

Los profesionales de Mobilidad Global no son agentes de viajes como antes, sino que son ahora “optimizadores de negocios”. Con ese objetivo en la mira, se les presenta ahora la elección de un amplio espectro de “asignaciones”.

La asignación de plazo largo

A veces, la estructura  clásica es aún la mejor opción, especialmente para aquellos proyectos más grandes y de alta importancia estratégica. Caras y complejas de manejar, estas asignaciones involucran los requisitos bien sabidos ya de alojamiento de largo plazo, relocación de la familia completa, obligaciones tributarias del lugar, visas de trabajo y muchos otros habituales.   

La asignación de plazo corto

Es igual a la anterior, pero más breve. Pero, lamentablemente, esta definición está errada. ¿Qué significa en realidad “plazo corto”?

Si un asignado permanece en un lugar solamente por un año, por supuesto que hay diferencias al “paquete completo” mencionado en la categoría anterior. ¿Debe relocarse a la familia completa? ¿Qué pasa con el alojamiento y los colegios? ¿Cuál es la situación de visa y otros requisitos legales? ¿Cómo se organiza la remuneración del asignado?

El “commuter” internacional. (Viajero frecuente y habitual)

La disminución del costo de los viajes y el aumento de la experiencia cosmopolita y la de viajar con frecuencia de esta moderna fuerza de trabajo global hacen muchísimo más aceptable este tipo de arreglo. Un ejecutivo clave del equipo de trabajo puede estar ubicado en Londres, pero perfectamente puede trabajar dos o tres días de la semana con el equipo en Frankfurt.  O quedarse por períodos de dos semanas si así se requiere.

El desafío de los departamentos de mobilidad global es entonces definir estos arreglos, según los respectivos requisitos legales, tributarios, de documentación y cumplimiento de los objetivos. ¿Cuántos días al año puede un ejecutivo trabajar en determinado país sin requerir una visa de trabajo? ¿Qué sucede en este caso con la situación tributaria de sus remuneraciones durante ese período? ¿Qué tipo de alojamiento sería el ideal en términos de costo?

El viajero de negocios

Diferenciándose solamente de la categoría anterior por la naturaleza más flexible de sus viajes, esta categoría es cruciamente importante porque podría evitar completamente la necesidad de una asignación completa. ¿Por qué tener que cumplir con el complejo proceso de una engorrosa relocación cuando algunos viajes ocasionales podrían exitosamente lograr que el personal y las habilidades requeridas estén dispuestas en el lugar en que se necesitan?

El viajero virtual

No olvidemos las opciones digitales. ¿Para qué viajar, si las técnicas de video conferencia  de alta resolución, a nuestra disposición con solamente el “click” de un mouse, nos permiten sentirnos en la misma sala con nuestros colegas al otro lado de un océano?

La respuesta es fácil. Sinceramente, no se siente igual. Parece que aún vale la pena el dinero, el tiempo y el esfuerzo para conseguir un mejor rendimiento de la colaboración cuando es cara a cara. Las compañías aún están dispuestas a este gasto. Pero, ¿dónde exactamente está la línea divisoria?

Un rango de implicaciones que deben considerarse.

Hemos seleccionado cinco “categorías” para lograr definir con claridad. ¿Pero dónde termina cada una de ellas y comienza otra diferente? Éste es el gran desafío para los departamentos de mobilidad global. Recorriendo el amplio espectro de posibilidades, se encuentran puntos críticos en los que se deben tomar decisiones.

  • ¿Pagar un paquete de remuneraciones del tipo “expat”, o continuar pagando el sueldo habitual, añadiendo los reembolsos por los gastos de viaje?
  • ¿Alojar al funcionario en un hotel o arrendar vivienda?
  • ¿Que el funcionario viaje con o sin su familia?
  • ¿Cumplir con la tributación local o la de su lugar de origen?
  • ¿Es necesaria la visa de trabajo?

Y, por supuesto, hay también otras consideraciones. El modelo del “commuter” internacional permite el reemplazo de algún funcionario si, por ejemplo, no llegara “a encajar” en el nuevo equipo. Si así sucediera con alguien a quien se le efectúa una relocación completa, significaría gastos considerables y un efecto perjudicial en el equipo.

Los límites nebulosos de las definiciones tradicionales

La “fluidez” en las asignaciones internacionales ha llegado para quedarse. Hasta que todo cambie nuevamente.Y el tipo preciso de asignación no es la única definición nebulosa. Por ejemplo, ¿cuál es la diferencia entre un “expat” y un inmigrante? Por muchas razones, es una diferenciación importante, pero se está haciendo cada vez más difícil de definir, y esto es un ejemplo típico de las problemáticas que caen dentro de las responsabilidades actuales de los departamentos de mobilidad global. Asumiendo, por supuesto, que tienen claras cuáles son sus responsabilidades actuales…