¿En qué fijarse antes de realizar un traslado de mascotas?

Octubre 18, 2017Mudanza InternacionalRelocation e Inmigración a Chile

traslado-mudanza-con-mascotas.jpg

¿En qué fijarse antes de realizar un traslado de mascotas?

Octubre 18, 2017 Mudanza InternacionalRelocation e Inmigración a Chile

Chile no es ciertamente el país más barato para vivir en América del Sur, pero es definitivamente más asequible que muchas partes de Brasil o Uruguay

Mudarse puede ser estresante para cualquiera. Pero si se planifica bien y se organiza, no tiene que ser tan duro para tus mascotas. Para la mayoría de la gente, mudarse dejando atrás a su mascota, no está ni siquiera considerado. Así que lo mejor es seguir estos consejos que ayudan a que la transición sea lo más suave posible para el animal y sus dueños.

1. No es lo mismo un perro que un gato

Cuando hablamos de mascotas, en la mayoría de los casos nos referimos a alguna de estas dos especies. Aunque para gustos no hay nada escrito, perros y gatos son los animales que más lleva la gente a su nuevo hogar.

En general, los gatos están más centrados en su entorno y no se adaptan al cambio tan fácilmente como los perros. Los felinos aman la rutina, y cualquier interrupción de su entorno puede fomentar el estrés inducido por los cambios de comportamiento.

Un gato independiente puede volverse pegajoso y atípicamente cariñoso. Por el contrario, un gato que normalmente es demostrativo puede volverse temporalmente solitario. Si te mudas con tu gato, cuida de llevar junto a él algún juguete, almohadón o manta favorita para que se sienta más a gusto.


Los perros están más acostumbrados a socializar y los cambios no les sientan tan mal. Pero si no están acostumbrados a andar en auto, puedes comenzar unas semanas antes llevándolos de paseo en él. Esto es especialmente importante si la mudanza implica largas horas de viaje.

2. Averigua sobre las exigencias del país de destino

Muchos países tienen restricciones acerca de ciertas razas, solicitan que el animal pase una cuarentena o requieren documentación específica. Tu empresa de mudanzas debe proveerte de esta información e incluso ofrecer el servicio de gestión de la documentación.

3. Ponte en contacto con el veterinario

Consulta con tiempo al veterinario para que te dé los registros o historia clínica más las indicaciones de vacunación o tratamiento. También puedes llevar los medicamentos que tu mascota necesita, siempre que incluyas la receta si viajas a otro país.

4. Mantenlo lejos de la acción

El día de la mudanza la mejor manera de reducir el estrés en un animal es mantenerlo en el área más silenciosa posible. Si no quieres dejarlos con un amigo o una perrera ese día (que se recomienda), al menos mantenlo fuera de la acción. Puedes vaciar un dormitorio en otro piso y cerrar la puerta, o ponerlo en su jaula en el garaje o en el coche con la precaución que estará a una temperatura segura y que tiene agua y comida suficiente.

Míralo regularmente, y trata de alimentarlo o caminar en el momento en que normalmente lo harías; tener algún sentido de una rutina en medio de todos los cambios ayudará mucho.

5. Lleva a tu mascota en tu vehículo

Si es posible, esta es la mejor manera de que la mudanza no sea tan estresante para el animal. Los gatos y perros pequeños se pueden poner en un portador en el asiento trasero, que luego se asegura con un cinturón de seguridad.

Un perro más grande se puede mover en una perrera en la parte posterior del coche. Algunos animales se sienten más cómodos si tiras una manta sobre el asiento durante el viaje así se acuestan y no ven el ambiente que cambia afuera.

6. Prepara un kit de noche

Prepara todo lo que tu mascota necesite para las próximas 24 0 48 hs. Ubica estas cosas en lugar fácilmente accesible con suficiente comida, cama o piedritas para gatos, juguetes, almohadón, manta, correa y todo lo que use habitualmente.

7. Para los viajes en avión

Si la mudanza hace necesario el traslado por avión debes tener consideraciones especiales. El viaje será mucho menos estresante para la mascota si viaja en la cabina con sus dueños, pero muchas aerolíneas no lo permiten aún para las mascotas pequeñas.

Si la mascota debe viajar en la bodega de carga reserva un vuelo directo. Compra con anticipación una jaula o contenedor de tamaño cómodo pero permitido por la aerolínea. Algunos vienen con un recipiente para agua que cae por goteo y son permitidos.

8. Al llegar, no lo dejes salir

Ten mucho cuidado al mudarte con tu mascota animal al nuevo vecindario porque si salen pueden perderse fácilmente. Incluso si es un animal dócil o bien acostumbrado, la ansiedad de tantos cambios puede provocarle ganas de salir afuera con el riesgo de perderse.

Dale unos días en el nuevo hogar para acomodarse. Bríndale a tu mascota mucha atención e introduce objetos familiares como juguetes o mantas lo antes posible. Hacer que se sientan como en su casa hará el cambio más fácil para todos.


Fuente:
ASPCA: Moving with your pet